Trabajadores despedidos de Pepsico tomaron la fábrica