La Corte sienta una grave jurisprudencia en litigios laborales